Nos apuntamos a la lista de adopción y en 4 días recibimos la llamada. ¡Nuestra gran historia de paternidad!

el

Seguro que si piensas en un proceso de adopción de un niño, se te viene a la cabeza un largo y engorroso proceso que dura años, desde que rellenas la primera solicitud hasta que puedes tener a un pequeño entre tus brazos.

Y es lo mismo que pensaban Rob y Zack, una pareja gay de Estados Unidos. Se conocieron en 2010, los presentaron amigos comunes,  y todo fluyó tan bien que en 2013 se casaron.

Rob y Zack estuvieron largo tiempo analizando su camino para ser padres, se debatían entre la adopción y la gestación subrogada. ¿Era importante para ellos la genética? ¿Querían hacer frente a los altos costos de la subrogación?

Finalmente optaron por la adopción y se inscribieron en el proceso. Cuando los declararon aptos para adoptar se alegraron mucho, pero pensaron que podían tardar años en darles un niño. Grande fue su sorpresa cuando solo cuatro días después recibieron una llamada. Debían viajar rápidamente a Texas para conocer al recién nacido y a su madre biológica. 

Rob estaba en el extranjero así que tuvo que volver rápidamente. «Todavía no teníamos cosas para bebés porque pensamos que tendríamos mucho tiempo para prepararnos», recuerda Rob a la web Gays whit kids. «Así que todo tenía que hacerse dentro de las 48 horas posteriores a nuestra llegada a Texas. Afortunadamente, con la ayuda de amigos y familiares, ¡lo hicimos funcionar!»

Asher, el bebé, tenía solo un día cuando la pareja lo conoció. Recuerdan esos primeros días como abrumadores. Rob y Zack trataron de no ser demasiado optimistas sobre sus posibilidades de paternidad, ya que estaban muy conscientes de la ventana de tiempo que la familia biológica tenía para tomar la decisión final de dar al niño en adopción.

«Mientras tanto, nos enamorábamos más de este pequeño bebé cada minuto, todo el tiempo operando con aproximadamente 2 horas de sueño», dijo Rob.

Asher nació un miércoles, y el viernes, Rob y Zack pudieron llevarlo al hotel donde se hospedaban mientras esperaban las autorizaciones estatales para regresar a D.C. Los padres de Zack volaron para conocer a su nieto (los de Rob aún no aceptan su orientación sexual), y entre amigos y familiares consiguieron en tiempo récord crear un hogar confortable para este pequeño y sus padres primerizos.

Fuente: Revista Oveja Rosa, Portal Diverso Ecuador.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s