#Mundo|Reseña de «Young Royals», la serie sueca LGBTQ de Netflix que vale la pena que le eches un ojo

el

Si te gustaron series como «The Crown» y «Élite» no puedes perderte esta serie sueca producida por Netflix llamada «Young Royals» (se traduciría algo como Jóvenes de la realeza). Es un drama adolescente, cuyo eje central es un romance LGBTQ, en particular uno gay y para que me creas más, desde su estreno ha tenido muy buenas críticas en Rotten Tomatoes y otras plataformas.

La historia trata sobre Wilhelm (Edvin Ryding), el príncipe de Suecia y hermano menor del heredero a la corona, quien le ha causado problemas a su familia por su comportamiento. Por lo tanto, los reyes deciden enviarlo a un internado donde estudió su hermano, Erik, con la esperanza de que encuentre su verdadero ser y pueda corregir su conducta. Dentro de la escuela el príncipe Wilhelm vuelve a estar en contacto con su primo August (Malte Gårdinger), quien es el prefecto y se cree el dueño de la escuela (literal). Sin embargo, Wilhelm desea una vida normal, pero todo cambia cuando conoce a Simon (Omar Rudberg), un estudiante no residente distinto a todos los demás estudiantes.

Te juro que no te daré spoilers para que te sientes a ver esta serie. Nada más te explico por qué me parece que vale la pena que le des una oportunidad, porque es una serie muy distinta a «Élite» y a «The Crown». Honestamente la empecé a ver para ver qué tal y me enganchó un montón principalmente por estos motivos:

1. No es una comedia romántica gay estilo «Love, Simon». Tiene su dosis de romance muy bonito, pero aterrizado a la realidad. Tampoco es como las tantas comedias sobre realeza que vemos en Netflix, para nada. Son dos personajes de contextos diferentes que se encuentran y tienen algo en común. Aparte de eso, el drama de Wilhelm es que no se siente libre con la vida que lleva, él se siente muy solo (sé que es triste, pero creo que muchos nos identificamos con eso).

2. Tiene unos personajes secundarios súper bien hechos, sobre todo August. De verdad, lo vas a odiar y también a apiadarte tantito de él.

3. Retrata muy bien el ambiente de una escuela en cuanto a encajar y no encajar a ciertos grupos sociales. Aparte de eso que trata las expectativas que se tienen de las personas y a cuáles grupos deberían pertenecer de acuerdo a su estatus. Por ejemplo, como la escuela es un internado exclusivo veremos mucho ese choque entre familias nobles o con mucho dinero contra los que no tienen. ¿Ven? Es mucho más que el romance. ¿Todavía no te convence? Aquí te van otras dos cosas más.

4. Como la vida, nada es de color de rosas. Sí, el amor es lindo, pero también tiene sus puntos amargos. Así que prepara tu cajita de Kleenex para una lloración. ¿Ven? Es mucho más que el romance. ¿Todavía no te convence? Aquí te van otras dos cosas más.

5. Tenemos diversidad étnica y psicológica: hay personajes afro-suecos como Felice, aparte que Simon es sueco-latino (de hecho habla español con su mamá en la serie). La hermana de Simon, Sara, pertenece al espectro autista, es decir, tiene Aspergher.

6. Los adolescentes son creíbles. De verdad, les ves hasta los granos en la cara (no miento). Buscaron muy buenos actores lo más cercano posible en apariencia a las edades de sus personajes, cosa que no es muy común en contenido para adolescentes, porque estamos tan acostumbrados a ver a actores de 26 años haciendo de chavos de 15. Aquí no sucede eso y es algo para quitarse el sombrero.

Fuentes: El Closet LGBT , Portal Diverso Ecuador.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s